Julián de la Mota y la verdad de la milanesa

Las respuestas de Julián llegan días, incluso semanas después de mis preguntas. Es un chat absurdo. Sin embargo, sus respuestas parecen necesitar ese tiempo de gestación. Cada una contiene un universo propio en plena expansión. Son elaboradas tesis que intentan atar los cabos de una idea que parece desbordarlo. En cada respuesta hay una reflexión contenida en palabras incontinentes. Quizás por eso Julián haya decidido usar el dibujo aunque reconozca que, igual que las palabras, sus trazos siempre se quedan cortos.
Julián usa el dibujo como una puerta para entrar a una salida. Usa las apariencias para hablar de ellas: teje un entramado teórico para erosionar las bases de su propia técnica, y con ello consigue resaltarla. Julián intuye que el dibujo es insuficiente, y la palabra.Solo le queda jugar.
Es el juego del saber. El juego de llamar a las cosas por su nombre y mostrar las cosas como son.
El absurdo juego del conocimiento.
El irónico fraude de la representación.


 Transcripción del chat de Facebook

Ramiro Clemente 19 de mayo de 2015 14:50
Hola Julian, te escribo porque me pasó tu contacto Juan cuello. Hace unos días contacté con él con la intención de entrevistarlo para un futuro blog de dibujo contemporáneo. No se si te habrá comentado que estuvimos hablando. hablamos sobre arte, sobre dibujo, sobre mercado, etc. bueno, cuando nos despedimos después de dos días muy clarificantes para mi, le pedí  un referente. y me dio tu nombre seguido del apellido “el mejor dibujante que vi en mi vida”. así es que me tomé unos días para poder buscar sobre tu trabajo y sobre tus ideas.
Mi intención no era (no será) solo escribir un blog, mi intención es entender el mapa del dibujo y lo que vos consideras como importante hoy  para dibujar, me interesan tus reflexiones, y si me permitis , de paso, sí compartir en un blog este  proceso de elaboración de un mapa. estoy buscando hacerme una idea de qué es el dibujo. cuales son sus condiciones actuales, cuales son sus límites. y me gustaría conocer tu opinión!
Grazie mille!

Julian de la Mota 29 de mayo de 2015 15:41
hola ramiro, si, Juan me comentó sobre vos… Disculpame la demora para contestar, no había visto este mensaje… Te comento que no tendría problema en corresponder a la propuesta que planteás… Creo que mi opinión puede ser un poco limitada en algunos de los aspectos que te interesa indagar, sin embargo, sobre a la hora de manifestar sobre lo propio tal vez pueda ser de ayuda… Avisame y le damos para adelante

RC 31 de mayo de 2015 9:13
La pregunta es muy simple: ¿qué es el dibujo, y cuáles son sus límites ? Cualquier respuesta que des será obvia y evidentemente tu visión, tu parecer sobre el asunto, y eso es lo justamente lo que me interesa. Un saludo!

JdlM 6 de junio de 2015 2:44
Ramiro, dame unos días para pasarte la respuesta. La semana que viene te la paso si es posible.

RC 7 de junio de 2015 0:09
Ok, mientras Tanto me gustaría si es posible que me dieras dos nombres de 2 de tus referente en tu trabajo, con ellos seguiré mi investigación! Un saludo!

JdlM 1 de julio de 2015 18:59
perdón por la demora
Sobre el dibujo
Considero al dibujo como una herramienta de aproximación, de entendimiento y de nominación de aspectos de la realidad. Desde esta perspectiva creo que tiene una cercanía importante con el lenguaje escrito. En mi caso busca acercarse a ideas abstractas, el dibujo me permite enlazar conceptos, hacer foco y cavar cada vez más profundo en aspectos más y más pequeños.  Por otro lado, tal vez en un nivel estético, me atrae cierto costado melancólico del tema, de cuando el dibujo era un recurso útil, una herramienta de registro para ubicar, entender y racionalizar la naturaleza, un poco como se hizo desde el S. XV hasta el XIX y mediados del  XX en occidente. Mi manera de tomarlo es poética, jugando a la utilidad, dándole a esos recursos de nominación y de señalamiento, asociadas a lo cognitivo, una tarea inespecífica. Me parece que estos elementos de nominación siguen siendo utilizables para entrarle al mundo simbólico e imaginario.
La creencia pretérita (y no tanto) de un afán de entendimiento total me parece un punto sumamente fascinante, es por eso que la estética y el concepto de mi trabajo se enfocan en un rodeo sobre la noción de recurso de representación que se vuelve sobre sí mismo, se autocritica o se auto menciona. Es decir la herramienta de nominación y de señalamiento puede ser entendida como significante de la totalidad de un sistema de creencias, como una sinécdoque.  Creo que el dibujo es algo así como una manera de sentir que uno se acerca a la verdad, más bien como haciéndose creer a sí mismo que efectivamente se está aproximando, como jugando con muchísima seriedad y sentido a eso, como si algo se fuese a develar; esto efectivamente sucede, pero no en el nivel de “la verdad” sino, más bien, en el punto de alguna revelación, algún conocimiento nuevo sobre uno mismo, algún costado antes no percibido sobre algo, etc. No quiere decir que uno se siente a dibujar pensando en la adquisición de nuevos conocimientos, ese no es el objetivo inicial, tampoco creo que haya un objetivo inicial más que el propio estímulo primario que implica tomar un lápiz o revisar el interior de un objeto mecánico roto cuyo sistema de engranajes no entendemos. Creo que se parece más bien a un afán de posibilidad o potencialidad, de adentramiento en situaciones de misterio y de estímulo.
Considero también que es un medio de juego y de conexión con lo inespecífico, lo total y lo continuo. Como decía antes, es una manera de enlazar conceptos, de enfocar y señalar aspectos del continuum de sentido que es la realidad en su totalidad, de ver cada vez más estructura y más funcionamientos invisibles. Es ir en busca, ir a tomar nota de lo imperceptible, de costados difíciles de ver en otra temporalidad que no sea la de la contemplación que implica esta práctica. Es un medio de registro, de ordenamiento, de proyección, de entendimiento.  Particularmente, todo esto lo vivo desde cierto costado de experiencia metafísica. Y es posible que, en mi trabajo en particular, todos esto que yo menciono acerca de la aproximación se refiera al encuentro de aspectos arquetípicos, a cuestiones, muchas veces inespecíficas imposibles de experimentar en la temporalidad que ofrecen otras experiencias. Es todo un viaje en torno a lo cognitivo poetizado.
Aplica herramientas para una tarea absurda -en los términos de una razón utilitaria- y que en esta acción hace referencia a un absurdo inicial del que parte todo y que, a la vez, visto de este modo, pone en observación y reflexión todos los trabajos y creencias.
Te paso dos dibujantes: Natalia Medrano y Nicolás Guardiola

RC 7 de julio de 2015 12:36
Muchas gracias!
¿El dibujo ya no te parece un recurso útil?
Es curioso el análisis de las bases del dibujo,  desde una práctica más bien clásica, aunque no logro descifrar qué justifica qué, si la técnica ortodoxa del dibujo a su análisis, o viceversa…la intención está clara, pero no me queda clara la dirección de análisis, si “va, o viene”.Hablas de un “entendimiento total”¿entre que/quienes?
Las intenciones de trabajar en torno a imágenes que sirvan para análisis, sin olvidar provocar un goce estético, cuidando la técnica, y poetizando el discurso es una empresa bastante importante, pero es un camino de espinas angosto al Lado de un precipicio, no?, Me refiero a que hay que abarcar mucho y apretar bien porque si no, se te suelta un buje. Sentís que pierdes frescura en el Camino? Como que te queda un trabajo Muy manoseado?, o más bien dejas libre al dibujo mucho antes y te encontras con estas lecturas?

JdlM 8 de julio de 2015 19:11
El entendimiento total: Eso es una referencia a una sensación de participación o de fluir, como de orden; es algo que aparece en la práctica, durante el desarrollo de la mayoría de las acciones creativas. Dibujo para encontrar esa sensación, cuando contacto con eso aparecen símbolos, imágenes, etc. ahí hago un registro de eso que empieza con el dibujo y deriva en el dibujo. Es una simultaneidad, no podría ordenarlo tanto. No creo que la palabra pueda ordenar esas cosas, tampoco el dibujo puede dar cuenta efectiva y justa de esas sensaciones y experiencias. Es por eso que me interesa hacer ironías sobre la incapacidad de los medios de registro y de los sistemas humanos en general. La propia generalización de la conceptualización, los acuerdos del lenguaje, las herencias arbitrarias del lenguaje que no revisamos y que seguimos emulando, etc. me parecen todos lugares fértiles para derivar mi reflexión.
Y después, hay en muchos de mis dibujos un imaginario y una estética que refiere a momentos de la historia humana en donde el pensamiento occidental se suponía universalista, ese es otro de los afanes de “entendimiento total” sobre el cual me interesa dar vueltas por lo mucho que refleja en cuanto a la actitud humana en torno a “lo otro” y lo misterioso.
Sobre el camino de espinas que describís, no lo sé, yo lo vivo alegremente todo esto, para mi son sensaciones y momentos especiales. Son momentos de creatividad. Yo no creo que abarque mucho tampoco, no creo que me plantee tanto la magnitud de lo que abarco, disfruto, resuelvo problemas técnicos cuando aparecen, como mucho. Y la verdad es que no siento que pierda frescura, lo digo con sinceridad y creyendo entender a lo que te referís, tal vez en lo que pierda frescura es ahora cuando trato de explicarlo y señalarlo a través de estas palabras, pero esto no es lo que siento cuando trabajo con imágenes, la experiencia que yo vivo cuando dibujo es algo mucho más fresco. Puede desembocar en cosas muy amplias pero comienza desde afanes humildes, de hecho juego con cosas muy pequeñas y símbolos muy elementales y, a través de eso, se van abriendo universos mayores; tampoco soy muy exigente con lo que resulta, la experiencia en sí ya me es tremendamente satisfactoria, sobre todo porque modifica mi manera de entender la realidad. Puedo llegar a exigirme un poco mas desde el resultado visual, pero eso es otra dinámica de problemas.  Si creo que intento, desde la palabra, en este momento, explicar cosas que están más allá de mi habilidad y mis recursos con respecto a la escritura, hay costados de las imágenes que trabajo cuya explicación requiere más tiempo y dedicación. Sobre todo para poder establecer de qué manera los relaciono y por cuántas cosas están atravesadas. La palabra puede señalar apenas algunas cosas de la compleja trama de tensiones y significados que ocurren en las imágenes, pero se necesitan extensiones enormes de textos para explicar la profundidad de aspectos que atraviesan a las obras (incluso los enormes volúmenes no pueden hacerlo, solo señalan costados). Es más, creo que los que si dominan la escritura y la comunicación de una manera eximia también se quedan cortos, un poco como a la manera de Borges cuando plantea aquella relación en que el mapa empieza a ocupar la misma extensión que el territorio que denomina. Uno intenta, con los pobres recursos de la cultura, aproximarse más y más a algo y termina cayendo en la cuenta de la imposibilidad de sintetizar. Hay una película que me parece muy buena sobre esto también, “Sinécdoque Nueva York”.
La palabra suele ser insuficiente para la mayoría de las dinámicas de la naturaleza, solo aproxima, así como también los registros de plantas dibujadas en siglos pretéritos también son aproximativos para dar conciencia y luz sobre aspectos de las especies. Ahí hay otra de las cosas que me interesan, el punto en que el recurso da cuenta de su afán a través de sus posibilidades y, a la vez, de su insuficiencia, ese es un punto paradójico en donde me gusta circular.
Si no se entiende preguntame, no hay drama.

RC 14 de julio de 2015 10:24
Si! Se entiende perfectamente. Y con respecto a esto que me contás, Qué lugar encontrás en tu circuito/ mercado de arte local para tus proyectos?

RC 15 de julio de 2015 13:24
Verás, en las facultades no se enseña a tratar con galerías,  a negociar tu obra con coleccionistas, o a entender el Mercado del arte en términos económicos, además de los términos sociales, o políticos (de polis me refiero) y me parece que eso también forma parte del hecho artístico, es una fuerza que se oculta pero que también tira. Con más o menor fuerza. Es como la pregunta de ¿para que genero una obra? ¿Hasta donde llega llega el hecho artístico? Se acaba en la relación artista-obra-espectador? ¿O incluye los circuitos de exposición y los mercados de compra venta? ¿O eso esta fuera?….
¿Vos cómo lo vivís?

JdlM 26 de julio de 2015 23:08
Te paso en esta semana esto que me preguntás.

RC 27 de julio de 2015 19:51
Aquí estaré 🙂

JdlM 3 de agosto de 2015 18:16
Bueno, con respecto a la circulación de obra considero que lo que se mueve mi obra está exitosamente ajustado a los intentos que hago en relación a esto. Es cierto lo que mencionás, en las facultades -por lo menos a la que fui yo- no te enseñan cuestiones asociadas a la circulación y, mucho menos, a la comercialización; hay una materia (dentro de un programa de 61 materias) dedicada exclusivamente a esto, y en algunos niveles de lenguaje visual se deja entrever algún estímulo para ejercitar la práctica de presentación de proyectos. No hay una apuesta firme  para generar una sensibilidad de perfil activo en torno al sistema de las artes (en cuanto a aspectos comerciales) más allá del marco de reflexión académico. Basado en mi experiencia si podría decirse que el pensamiento con el que uno sale de la universidad es más bien crítico y reflexivo en torno al sistema. Uno termina la carrera con muchísimas preguntas, hasta me atrevería a decir que hay cierta negatividad a pensar en la idea de un “artista profesional” (noción debatible y compleja, por supuesto), lo digo más como una intuición. Tampoco estoy en desacuerdo con la misma, aunque no sea del todo práctica. Yo entiendo que la idea de arte como nosotros la entendemos está atravesada por códigos mercantiles propios de nuestros orígenes culturales. El formato exhibición, la manera que tenemos de producir, de leer, de pensar la obra es occidental y está limitada por la idea de campo. El arte es un campo de competencia, con sus reglas y sus límites. Los campos que funcionan en la cultura tienen un fondo económico y buscan la utilidad de los mismos en las dinámicas del sistema que los impulsa. Creo que es un horizonte problemático cuya reflexión es importante que se actualice constantemente. Sufro la idea de competencia en la cultura, pero no la niego, no me interesa ponerme en un lugar de inocencia al respecto. En relación a mis proyectos, en general, siempre me tocó encontrar, en mayor o menor medida, espacios interesados en exhibir las cosas que yo hago. No vivo del arte, en el sentido acotado de la venta de obra, no me relaciono con gente que funcione de esa manera tampoco. Mis grupos de pertenencia, o mis referencias más directas no viven de la venta de sus obras ni de sus proyectos. Suelen ser docentes, trabajar de otras cosas y además producen. No tengo, en mi círculo de allegados, artistas que vivan de una ganancia que podría generarlas su producción artística, ni siquiera se acercan. Muchos hemos vendido obra, circulado en espacios, pero creo que estamos algo alejados de ese universo. Por otro lado, creo que la creación artística, como decís vos, está atravesada por un imaginario que contempla los circuitos y formas de circulación y comercialización. Creo que sin querer ese horizonte forma parte del imaginario de quien produce obra, es un universo y una lógica estructural que está ahí para contestarle, para adscribir, para problematizar o para ignorarla, pero ahí está. Sin querer o queriendo nuestros esfuerzos la contemplan. Incluso, para ir a un ejemplo inmediato, creo que este ida y vuelta de preguntas y respuestas que estamos teniendo está también sostenido por la estructura del campo, nosotros nos entusiasmamos hablando de lo nuestro porque nuestra práctica está legitimada, que sepamos sobre algo nos vuelve personas con herramientas de competencia en la cultura, nos resguarda de alguna manera, nos da un marco donde jugar a la intelectualidad, a los símbolos, etc. Para lo que sea, cualquiera sea nuestro impulso, siempre estamos “pulsionando” hacia el campo y su estructura, no damos puntada sin hilo, sea cual fuere el lugar que nos toque en el sistema de las artes. Nuestros impulsos siempre están proyectados imaginariamente hacia alguien o algo. Acepto al campo, pero también lo pienso, y pienso en posibilidades.En cuanto a porqué puedo generar una obra de arte, es una noción compleja, y creo que de carácter filosófico. Ahora estoy leyendo el Mito de Sísifo de Camus, creo que eso ilustra bastante bien el porqué. En mi caso creo producir por haber creído conectar con un absurdo inicial y final, porque tengo que actualizar constantemente el sentido del trabajo en mi vida, porque continuamente tengo que revisar mis creencias, movilizar piezas internas, profundizar más, conocer, conquistar, nombrar nuevos aspectos y costados de las cosas y de mi. La cultura hizo que exista el campo de las artes, eso hizo que inicialmente yo sienta que es valioso dibujar y pintar, y hacer obra, y demás. Esa sensación no está directamente asociada a la mirada del campo, sino, más bien, a como una persona con cierta destreza es valorada y estimulada por el entorno primario a seguir desarrollando esa práctica en la que parece que uno se desenvuelve bien. Ahora yo, con el dibujo, la escritura y el pensamiento “desarrollo sistemas” y me vuelvo sobre el campo, lo actualizo, pienso en las posibilidades que me entrega, pero siempre estoy yo reflexionando y estudiando mi existencia y mis maneras de transitar la experiencia, el campo de las arte es uno de los movilizadores (entre tantos otros) , tal vez si habilita al dibujo como disciplina, pero mi dibujo, solo en el menor porcentaje termina en una galería o espacio cultural, o en una colección. El mayor porcentaje de mis dibujos se encuentra en los cuadernos que los tienen como ilustraciones que son reflejos de momentos lúdicos y creativos.
Volviendo a lo concreto: no, no tengo relación con coleccionistas y mi relación con galeristas y ventas empezó hace poco,  por lo cual no soy muy experimentado en eso, aunque me voy anoticiando de algunas cosas de a poco, pero no siento que sea capaz de hablar de generalidades al respecto. También tuve la posibilidad de estar seleccionado en salones.
Avisame si se entiende, cualquier cosa seguí preguntando nomás.

RC
Julián, muchas gracias!
Ha sido genial compartir este chat.  Tengo la intensión de subir cuanto antes esta charla al blog, que por cierto ya tiene publicada la conversación con Juan. Espero que sigamos en contacto, y ahí tenés mi muro para cualquier graffiti, para lo que quieras publicar o promocionar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s