Mauricio Nizzero. Militar el arte (Parte 2)

ir a la parte Parte1

Transcripción de los mails

Ramiro Clemente Martes 16 Nov 2015 07:24:11
Hola, otra vez.
he leído tus textos, y releído. y hay un montón, pero un montón montón de cosas que quedan no dichas. no escritas. Así que como soy un medio lento iré poco a poco si te parece, sin prisa pero sin calma, desgranando lo que me has enviado.
Ahí pareces estar definiendo el artista ideal. una especie de decálogo del buen artista. lo curioso es que no hablas del hecho artístico en sí. rodeas el asunto y defines un cómo o quién…pero no hablas de un qué, y quizás el “qué” sea lo de menos. siempre comienzo las conversaciones para el blog preguntando qué es el dibujo y en que limites se mueve. Pero dejas claro que la obra ( el qué) está, si no supeditada, al menos infunda por los valores personales de quien la produce. Escribes sobre lo imprescindible de involucrar la ideología para que esa persona que pinta, dibuja etc, pueda considerarse un artista. escribes sobre el acto de dar. de entregar, pero ¿qué es lo que entrega el artista? ¿ideología? y ¿a quien se la entrega?

M. Nizzero 17/11/15 a las 2:32 A.M
Hola Ramiro!
Estas cosas escritas son algunos de los viejos textos que voy juntando, cosas sueltas que voy escribiendo para que alguna vez pueda servir de algo… como ahora!… Si, hay mucho… y mucho mas que no se dice, no es fácil definir en palabras aquello que intentamos decir con otro lenguaje, y hay mucho que esta presente porque ese ser arista para mi, es el sujeto primero, el protagonista de nuestras conversaciones, sin él, no hay hecho artístico, sin él no hay trama, ni misterio, desarrollo o final, sin él no hay conversación, no hay obra, no hay objeto.
Esas líneas son parte de momentos donde uno se pregunta quien es, quienes son los otros, en el medio en el que nos movemos muchas veces nos encontramos con algunas dicotomías y contradicciones sobre nuestra propia mirada… “el artista ideal?” no se si existe, pero sé que no quiero ser alguien que no diga nada cuando cuenta una historia con los elementos plásticos del dibujo o del arte, con las herramientas propias de la imagen… El pitecántropos en la caverna (Hombre o Mujer) por alguna razón que estoy lejos de entender, pega un salto cuantitativo y cualitativo al descubrirse alienado, al descubrir el corte que ha producido su especie, el salto y la diferencia entre él y la naturaleza, es esa alienación la que lo lleva a transformar su entorno. Sus necesidades básicas comienzan a ser otras, él es cultura y se reconstruye con él otro, con los otros. Nadie se hace solo, nadie sobrevive solo… él esta desprotegido y ese transformar y manipular a la naturaleza le da una nueva entidad.
Desea capturar ese entorno, desea exorcizar ese caos natural y hostil que lo rodea y lo atrapa y mucho antes que la palabra aparecen las imágenes. Imágenes de un mundo real o imaginario que lo rodea y transforma… ese devenir, ese descubrir y percatarse le da recursos para explicar, para atrapar esas percepciones y colocarlas sobre la piedra, sobre la pared de la caverna…
Ramiro, comenzamos un camino sin retorno entre la abstracción natural y la elaboración de un complejo e intrincado mundo de imágenes y de códigos de la imagen; de símbolos y signos que configuran esa construcción social a la que vamos llegando.
Ramiro, para mi estas cosas nos interpelan, el arte (el dibujo si querés) es pensado, siempre es pensado, (desde aquellos orígenes milenarios cuando todavía no era arte sino tal vez solo necesidad) se piensa a si mismo, ese hombre se piensa y se representa en un gesto que ya toma distancia de todo el animal que hay en él.
Es pensamiento, captura y representa ese pensamiento, entrega ese pensar y lo comparte para reconocer y reconocerse a si mismo en esos gestos, gestos convertidos en imágenes que luego serán palabras, palabras que serán pensamiento para redefinirnos en esa espiral continua en construcción…

Seguimos luego…

Ramiro Clemente 17/11/15 a las 2:06 P.M.
En este nuevo mail hay muchas cosas que contradicen al el anterior. Cosas con las que coincido y con las que no.
Como esto no es una entrevista, me voy a permitir hacer juicios de valor. En este punto
Quiero decir que estoy de acuerdo con que lo que escribimos hace parte de un momento particular, igual que lo que dibujamos.
a veces hablas del dialogo del artista con la obra o del artista con el espectador, y parece dos momento diferentes.
según lo que me contas el buen artista tiene que crear una obra que comunique, y que además sea una entrega de sus valores. A mí, la comunicación ya Me Parece una odisea Entiendo que requiere un esfuerzo de las partes implicadas, más que una entrega de una de ellas.
el tema de los valores para mi estro dolor de cabeza. Los valores no pueden ser fijos. Estamos vivos y vivimos, no? identificar una ideología en la constancia de unos valores determinados que se repiten segun circunstancias puntales. tratar de establecer los valores de una ideología para usar quizas me parezca un paquete cerrado que aprisiona mas que libera. no se.
Ahí por ejemplo, esta la etica. Aveces la ética entra en conflicto con el mercado que legitima el valor de una obra. y a todo esto, ¿que pinta el talento? vos por ejemplo dentro de tu artista ideal incluís valores como la Ética ¿ pero cómo se relaciona el talento con la ética? ¿y la ética con el valor de la obra, o con su precio?

Mauro Nizzero 18/11/15 a las 3:16 A.M
Ramiro… el mail anterior es una recopilación de algunas cosas escritas y eso no justifica las contradicciones que puedas encontrar, no es mi intención justificarlas, tampoco se trata de que te escriba cosas en las que puedas coincidir y así no tener ninguna diferencia o debate, todo lo contrario, el debate y la interpelación es un saludable ejercicio.
Pienso que tu intención es conversar y por eso tus juicios de valor pueden ser diferentes a los míos, de ninguna manera por eso desechables… unos u otros.

Para mi, hay muchos momentos diferentes en el proceso creativo, no creo que exista uno solo, único… creo que hay momentos donde se produce ese instante pensado, reflexivo donde todavía la obra no es corpórea, luego intervienen otros momentos de ejecución que involucran al cuerpo, la técnica elegida, los recursos disponibles, las habilidades para dar respuesta a esa idea… un instante, una circunstancia, una intencionalidad, un entorno, un….. etc. Que modifican y resuelven una producción cultural tal vez diferente de aquella que fue génesis en esa primera instancia.

Con la obra corpórea, resuelta de una u otra forma interviene ese otro momento de crítica y autocrítica del hacedor… ((Al menos es lo que a mi me pasa, hablo por mi propia experiencia personal lo que no invalida la de otros o la tuya misma)) que puede decidir modificaciones, correcciones u otra obra a partir de esa autocrítica realizada entramos en dialogo e interpelación personal e intima.

Otro momento y ya ajeno al artista, es cuando se produce el contacto con el observador externo, donde la reflexión o la intervención posterior del artista poco puede hacer, es un dialogo intimo y personal que está cargado de subjetividades propias de la experiencia del observador, que puede estar cargado de múltiples experiencias subjetivas de los espectadores y por ello puede ser modificador de esas apreciaciones y esas subjetividades permanentemente, mucho después del paso del tiempo y del artista mismo.

Cada tiempo tiene su relato y su correlato filosófico, político e ideológico… hay producciones que no serian reconocidas como tal fuera de su tiempo y su contexto. (No hablo de que no sean entendidas por la gente común o el observador no preparado)
Yo no hablo del buen o el mal artista, en eso quiero ser claro, en todo caso resulta una conclusión tuya, para mi hay muchos hacedores, muy buenos hacedores que se conectan con su tiempo y su lugar, pero artistas capaces de interpretar cabalmente su tiempo y regalarnos un puente para lo que vendrá, abriendo una puerta a otras miradas u otras dimensiones plásticas, artistas que propongan un discurso que proponga movilizarnos a otras latitudes del pensamiento plástico y estético, de esos hay muy pocos. podría decirte que la mayoría de la gente suele hacer un cortar y pegar, que tiene un pensamiento algo perezoso y que en general pagan para que otros digan de ellos que son artistas… de esos hay muchos, pero en lo personal yo no los considero artistas aunque puedan llamarse o hacerse llamar como gusten.

Cuando hablo de Ética, pienso que la estética debe ser una herramienta de la ética… un instrumento de nuestro pensamiento en relación con los otros, una parte de la construcción de subjetividades con el otro/as/….
Claro que es cambiante, nosotros mismos estamos en permanente cambio, todo el tiempo y algunas veces sin percatarnos de ello… (Una obra de arte puede hacernos eso, puede modificarnos imperceptiblemente, puede pasar inadvertida aparentemente y dejar una huella imperceptible) estamos en cambio y movimiento, pero la coherencia, algunos principios, algunos valores para mi, son imprescindibles… no digo que no cambien.
El valor de la vida… el valor de la solidaridad, el valor de la construcción colectiva de la sociedad, el valor de la caricia y el cuidado por los otros.

El mercado legitima cualquier cosa que le sea funcional, es una trampa muy frecuente y claro que hay diferencias entre valor y precio para una obra o para un trabajo; pero una cosa es focalizar tu energía en el mercado y en sus intereses, en el precio y en el capital, y otra cosa es tener en cuenta el valor de un trabajo, sus implicancias y la llegada a los otros, las posibilidades que esos otros sean “conmovidos” por las imágenes que representan tus dichos en imagen… la imagen dice, relata, y en ese abanico aparecen infinidad de posibilidades… hace unos días hablábamos entre amigos artistas, sobre artistas abstractos que siendo abstractos tenían un compromiso con la sociedad y con las ideologías de izquierda, parece una contradicción, pero para mi no lo es… es una elección, y no hay que temerle a esas elecciones si estamos convencidos y vivos en acción y pensamiento.

Creo en un arte militante… no en un militante que de vez en cuando pinta o dibuja… en un arte militante y en un artista militante, un sujeto sin restricciones ni prejuicios que hace con esas herramientas plásticas un ejercicio de militancia por su sociedad, por su tiempo, por los otros…

Del precio se tienen que ocupar otros…claro que todos queremos vivir de nuestro trabajo y si es vivir muy bien esta bueno… pero prefiero hacer otras cosas para vivir que vivir desesperado por vivir de esto…. yo vendí trabajos por muchos pesos y regalé otros por nada, cambié por objetos algunos e hice trueque sin importar la relación de valor que tenía el cambio… supongo que dependerá de la importancia que le demos a esas producciones, o a lo que creemos de ellas… o a lo que esperamos que ellas hagan por nosotros.

Seguimos…

PD: decime si vamos bien con este dialogo, ya que no se si me voy por diferentes caminos y me distraigo sin responder en definitiva a lo que querés preguntar…!

Mauro Nizzero

Ramiro Clemente 18/11/15 a las 11:45 A.M
Son las 9:08 de la mañana, voy en el tramvía, estoy a unos 1o minutos de mi trabajo todavía, y tenía que haber entrado hace 8. Eso es ir mal! Yo quiero “escuchar” lo que tenes para decir así que como sea que vayamos, siempre iremos bien.
Elegí tu trabajo por dos motivos fundamentales, porque tu trabajo es muy diferente (formalmente) del mío y porque quería saber cómo era tu proceso de trabajo, qué circunstancias te llevan a dibujar como dibujás.
Son las 11:30 en el laburo y tu frase “Otro momento y ya ajeno al artista, es cuando se produce el contacto con el observador externo” me acorde de una Conferencia de un que dio Luis Camnitzer, en la fundación telefónica de Madrid en febrero de este año, ahí contaba Que en la 6ta Bienal del Mercosur Le pidieron a cada artista que en escribieran en dos líneas explicaran el problema que investigaban. Eso se expuso con labora y con una especie de formulario en blanco en el que el público dejaba su respuesta. Todos, cualquiera, preparados o
No Preparados y pienso que fue una interesante forma de que el artista recibiera un feedback real, que el diálogo se hiciera visible.
En mi opinión no es imprescindible que sea visible pero si que
Sea Evidente. Para mí Lo difícil del caso encontar el cuAndo Se Produce el diálogo. durante el proceso de investigación? Quizás…, ( no me refiero un momento puntual ) sino durante el trabajo reflexivo del que hablas, o durante las Exposiones ?…(como el ejemplo de la bienal) que revelen un proceso abuerto influido por ese diálogo, ¿no?. Es un poco lo que estoy haciendo ahora mismo. Esta charla y las Otras son parte de los recursos que enriquecen mi trabajo.

Otra cosa que me ha llamado la
Atención es una constante separación entre precio y valor que los artistas dan por obvia y evidente. O la idea normalizada de que “el Precio lo Ponen otros ” de que los artistas nos ocupamos de “cosas más importantes”. Este discurso es un poco raro.

Para el  siguiente mail dejo un comentario sobre la cuestión política del arte (o era la política del arte, o era el arte político, o los políticos en el arte?…..no se…ya me aclararé las ideas

Un abrazo y si, seguimos!

Mauro Nizzero 20/12/15 a las 5:36 A.M.
No se a que haces referencia cuando mencionas las diferencias en nuestros trabajos, mi proceso de trabajo parte de las ideas, ese imaginario de imágenes que provienen del entorno de otras imágenes reales o no, de la literatura, de los cuentos, de unas palabras oídas al pasar o de las que yo mismo pronuncio y me sorprenden al descubrir en ellas otras imágenes posibles.
Hay épocas en las que dibujo muy poco, en las que hago casi nada y otras en las que todo fluye casi sin tiempo a poder traducir en imagen las cosas que me pasan y encontrar en ese camino el mejor oficio para hacerlo… Con Gladys Abitante, mi compañera, decimos que a lo largo de nuestra historia personal siempre hemos tratado de traducir en imagen, transmutar en obras, aquellas cosas que nos conmueven… una manera de transformar el dolor, la angustia, lo que nos atraviesa en actos de creación, transformar en imagen el placer o el dolor, aquello que nos conmueve…
Podría contarte… no se si ya lo hice… esa historia de la TÍA NELI… del árbol de navidad y el dibujo… en aquellos años recuerdo que mi madre me leía el Principito, nunca pude sacar de mi cabeza la imagen de la boa comiendo un elefante…. Me parecía maravillosa… me sigue pareciendo alucinante, con el tiempo entendí que aquella historia tenia mucho que ver una con otra.
No se decirte mucho más sobre tu pregunta, hoy reflexionando sobre los sucesos políticos más recientes puedo decirte esto, algo de lo que me di cuenta hace muy poco:
En diferentes momentos de mi historia personal, siempre están presentes los trabajos que tienen que ver con el dolor de los hombres, las imágenes de viejos, los pibes hambreados, el trabajo fuerte… en algunas épocas, aparecían los desnudos y el amor como tema más predominante… volví al dolor y al tiempo nacían mis hijos, así las imágenes se poblaban de chicos jugando, de comidas y juguetes, de risas y olor a calle y potrero de infancia. Volvía el dolor a ganar la imagen y eran las maquinas y el trabajo, el hambre y las cacerolas, los cartoneros y la miseria… por alguna razón a mediados del 2004 imagine leyendo a Marechal a ese hombre con la cualidad del pájaro, sobrevolando Buenos Aires, dice él que de un laberinto, solo se sale por arriba, si esto es así, entonces de los problemas se sale volando, una imagen trajo la otra y fue como dar espacio al amor, a la mirada del hombre sensible, comenzar a comprender y a trabajar para representar la otra cara del paradigma patriarcal dominante en algunos dibujos, tratando de mostrar otras formas de la masculinidad, de una masculinidad mucho más cercana al sentimiento, al amor por la compañera sin vergüenza y sin temor.

Si… las experiencias son diferentes, y pueden suceder muchas cosas al mismo tiempo o por separado… haces una obra y su titulo condiciona, pedís una opinión y encontrás efectivamente que hay cosas que el otro ve y que ni en sueños vos lo pensaste o lo sugeriste… es como que a partir de lo que te dicen los otros aparecen en tu trabajo cosas que vos no pusiste con intencionalidad.
Creo que es una experiencia interesante y se pueden hacer muchos caminos diferentes que nos lleven a otros destinos distintos o al mismo punto de partida.

No se… mis precios son muy bajos, recibo criticas de colegas y galeristas por los valores de los trabajos… hace muchos años ya vendía algunos trabajos cuando todavía era alumno en bellas artes, preguntando sobre el precio Naum Goigman, el pintor y maestro, me respondió que el valor tenia que ver con el precio del hambre, que él vendía cuadros por un almuerzo cuando estaba en Europa cagado de hambre, pero que con los años y las circunstancias el “hambre” podían ser otras cosas… que para saber cual quería yo que fuera el precio, tenia que saber que tipo de hambre tenia… vanidad, ambición, sobrevaloración, solidaridad, figurar, accesibilidad de mi trabajo… ¿?… son preguntas que todavía me sigo haciendo.
No creo que el que pinta sea alguien ascético, desprovisto de materialismo, somos gente común que va al mercado y a las ferias, que quiere cosas materiales y otras que sin serlo se consiguen también con dinero. No creo en eso de que nos ocupamos de cosas mas importantes, estoy convencido que estamos atravesados por las mismas cosas que atraviesa a cualquier mortal, creo que nos diferenciamos por lo que hacemos con ellas, como lo hace un músico, un poeta, un inventor, el que baila… etc.
Para mi, los artistas son intelectuales, piensan el arte y desde el arte, tienen, (te diría) hasta la obligación de ser críticos y volvedores, una y otra vez pensando y repensando nuestras acciones y nuestra producción en el contexto que habitamos.
No se si podemos cambiar el mundo como le gusta pensar a algunos, no se si nuestro trabajo cambia algo, algunas veces me gusta pensar que si, que cuando alguien va a un museo, ve tu cuadro o el de otros, escucha una canción, lee un poema, ve una película, sale del teatro, algo paso… a ese otro algo le paso… que ya no es lo mismo… que en ese momento o mucho después algo pasa y ya nada es igual, por mucho o poco, las cosas cambian y él (el oyente, el lector, el observador) cambia con las cosas y con él mismo…y por que no… con los otros.

Yo creo en el arte militante… alguna vez, militando políticamente, absorto por el trabajo cotidiano militante y con las responsabilidades políticas que crecían entre 1980, 1983.1984…85… me pregunté … “que quiero ser”… alguien que hace política, que es un dirigente político (empezaba a tener muchas responsabilidades en ese sentido) y de vez en cuando pinta, alguien que es dirigente pero que opina y debate y propone sin hacer desde el arte mismo… o alguien que pinta, que trabaja con su oficio de pintor y dibujante y hace con lo que pinta un trabajo militante y político… que cuestiona y se revela desde ese hacer constante con las herramientas que provee la estética, que hace con esa estética un ejercicio ético…¿?…. creo que me quedé con lo segundo.
Un abrazo!! seguimos

Ramiro Clemente 22/12/15 a las 6:14 P.M.
Mauro! Gracias por tus respuestas, tan sinceras y tan directas. Agradezco que hayas ocupado ti tiempo en escribirme y ademas desde unaperspectiva personal. Como te dije no soy periodista ni critico,soy dibujante y mi intencion es conocer como funciona el dibujo!
Publicare estos textos en la seccion “dos cafes” de mi blog http://www.manualdedesinstrucciones.com. y te avisare cuando esté on line .
No queria despedieme sin pedirte un timo favor: Para swguir mis investigaciones Sobre dibujo ¿quién ceees que podria ayudarme a entender como funcionan los criterios de valoracion y selección de obra?
Otra vez muchas gracias.
Ramiro.

Mauro Nizzero 24/12/15 a las 3:49 A.M
Ramiro!! Gracias a vos por la dedicación, independientemente de las respuestas si son validas, acertadas, calificadas o no… Independientemente de la finalidad o el aporte personal, creo que es muy bueno poner en palabras lo que hacemos, (a sabiendas de utilizar un lenguaje para hablar de otro) debatir, disentir, opinar, es crecer, es sumar, es testimoniar y dejar una huella, aunque no se comparta el mismo camino… es fantástico esto de escribirnos y compartirlo con otros, no dejes de hacerlo, buscando a otros interlocutores, buscando otras opiniones…

Y desde ya no dejes de hacerlo conmigo! Es muy útil y muy bueno!! (Te pido disculpas por la demora en este último tiempo) así que espero más preguntas y otros cafés muy pronto!! Todo esto me exige repensar algunas cosas, ordenarme un poco (aunque no siempre lo logro) y es de mucha utilidad poder manifestar en textos lo que nunca se dice en una obra, lo que esta detrás, lo que la gente no sospecha, idealiza, supone, o conjetura desde territorios distantes.

Todo esto algún día será un material interesante para muchos de los que se interesen por el arte…

Respecto a tu inquietud hay dos cuestiones, una es la valoración de la obra… como se entiende, desde el precio o desde el valor?… desde la valoración entre otras obras? En un contexto de salón o concurso? … o desde la venta?…
Frente a todo esto hay muchísimo paño para cortar y pegar… los salones son todo un tema de debate, la selección y la premiación no suele conformar al que participa, la valoración en galerías para la venta es otra cosa (ponerle valor… ponerle precio) ¿La obra que se vende es siempre la que nos resulta más interesante? … ¿la venta es garantía de calidad de un artista?… ¿que cosas están en juego para el mercado y para la clientela del arte…? ¿Si un artista no vende, es porque su trabajo es de mala calidad?, ¿porque no interesa?… ¿que nos propone?… ¿sabremos leerlo en la proximidad de la contemporaneidad que compartimos?? … si no participa o no tiene premios en salones… ¿que significa para el mercado o para la comunidad de compradores y colegas??… ¿que prejuicios deberíamos abolir?… es la obra de caballete la única forma de comercio en el mercado del arte?… que otras formas de adquirir obra aparecen?… como abordamos los nuevos formatos y la difusión de la obra?? ¿Y los mercaderes?…. ¿¿los intermediarios???…

Para seguir pensando estas cosas… y lo que me preguntas…
Escribile por facebook a …. Silvio Oliva Drys (tiene un espacio de arte, es de Azul, vende mucha obra, además es del palo… pinta, y le gusta también hacer reportajes y escribir sobre el arte!

Otra con quien podes conversar es Florencia Salas… ella hace criticas de arte y ha sido jurado… (No hemos compartido el mismo criterio con algunas premiaciones en salones, pero no obstante, tiene capacidad de pensar y escribir sobre estos temas.

te dejo un fuerte abrazo!! y seguimos al habla!!
Mauro Nizzero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s