El dibujo sin dibujo [3]

Esta semana escribí dos post: “Línea, trazo y dibujo contemporáneo” y “Cruzando la frontera” agrupados bajo título “El dibujo sin dibujo”,  con la intención de establecer  un punto de partida desde la cual acercarme al dibujo. Ojalá este tercer y último texto pueda servir para completar esa primera aproximación sobre algunos de los aspectos que considero más importantes a la hora hablar de dibujo contemporáneo.


El otro dibujo
Una posible forma de entender un dibujo es, desde luego, como un trazo que delimita un contorno y representa un objeto.
Pero, teniendo en cuenta las particularidades de su materia prima, prefiero pensar al dibujo como una determinada forma de entender, valorar y expresar la línea.
De esta forma, el proceso creativo en el dibujo contemporáneo se parece mas un trabajo de gestión de recursos estéticos vinculados a una idea, que a una manifestación de técnica depurada en el control del lápiz sobre el papel.
Amabas actitudes frente al dibujo conviven.  No son excluyentes, son necesarias y solidarias. De hecho, en la gestión de ciertos recursos estéticos, el conocimiento de la técnica añade valor al proceso.
La estrategia organizativa que llamamos dibujo, necesita finalmente del espectador: la experiencia y la mirada son cómplices necesarios del funcionamiento de la obra y parte activa del dibujo. Entran como variable desconocida, provocando el equívoco y la reorganización de todo el sistema significante. Otro dibujo. Otra cosa.
M.Grzymala_Two-Corners_00
M.Grzymala_Two-Corners_3
M.Grzymala_Two-Corners_4
Monika Grzymala
Two Corners, black tape, Montreal 2013.
 El dibujo se revela contra sus límites y cruza las fronteras impuestas por la disciplina. Se transforma por momento en huella. Herida que deja un recuerdo en el soporte de la memoria. La necesidad de creer.
Desde esta perspectiva, es inútil centrar el debate sobre el dibujo solo en el trazo y sus cualidades, o la eleccion de un soporte o en sus dimensiones. De hecho es irrelevante dibujar para dibujar.
Pero no se trata sólo de la desmaterialización de la obra. La técnica, las leyes compositivas clásicas, las preocupaciones formales y el trabajo manual siguen generando valores estéticos y discursivos muy importantes dentro del proceso creativo del dibujo contemporáneo.
Un dibujo existe en la caricia tierna o en la nota de un violín, en el contorno de mi cara, o el intento vano de atrapar la luz en un papel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s